sábado, 29 de octubre de 2011

Calderones en la bahía

Un espectáculo digno de National Geographic, sin duda. Un grupo de 40 calderones grises (Grampus griseus) recorrió el pasado miércoles la costa este de Las Palmas de Gran Canaria, comenzando por La Laja y perdiéndose detrás de la Isleta. La cámara de Regina Malles, licenciada en Ciencias del Mar y fotógrafa de naturaleza, fue testigo de este hermoso paseíllo. "El hecho de que fueran seis crías es buena señal y significa que consideran nuestras aguas como un refugio", señala.

No es que sea un hecho aislado, es la época en la que estos animales recalan en las aguas canarias. "Vienen en invierno y están hasta primavera. Luego se van rumbo norte y noroeste", agrega la científica, que es totalmente autónoma. Desde el año 2000 realiza un estudio de los cetáceos del norte de la Isla y tiene en su web http://www.ballenasydelfinesdelaisleta.com/ un tesoro documental que incluye fotos impactantes y vídeos. "Es impresionante lo que tenemos tan cerca y que no se da a conocer", asegura la grancanaria, que ha podido realizar estos trabajos gracias a su tesón y a la ayuda de su familia; no en vano, el barco que le permite tomar las imágenes, "amarrada a la escalera", es de su padre


(El grupo de delfines mulares frente a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. REGINA MALLES)


La mañana del miércoles pasado Regina vio que había calma chicha en el mar y no se lo pensó dos veces. "Salgo siempre que el trabajo me lo permite", afirma. No sabía que iba a ser testigo de un festival de cetáceos como no había visto antes. "Fueron unas cuatro horas impresionantes". El primer contacto fue en La Laja, y, desde allí, comenzó a seguirlos a una prudente distancia. "No se les puede molestar", advierte. Desde que los avistó, a eso de las 11.00 horas, hasta que los perdió de vista doblando La Isleta, pasaron dos horas apasionantes. "Eran unos 40 ejemplares, entre los que pude distinguir a seis crías", relata. "El grupo estaba bastante disperso, pero estuvieron muy muy cerca de la costa, en la Avenida Marítima", asegura la investigadora, que recuerda que "la mejor época para verlos en La Isleta y la costa norte comienza en octubre y acaba en marzo".

Pero eso no fue todo. "Sobre las 14.00 horas, tuvimos otro avistamiento, esta vez de delfines mulares (Tursiops truncatus). Eran unos 15 ejemplares, que estuvieron por detrás del muelle Reina Sofía", agrega Malles, que destila entusiasmo y pasión por estos animales.

De hecho, la zona está considerada Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de esta última especie. La mañana no terminó ahí, porque también pudo ver un zifio, al que no fotografió "porque es muy difícil pillarlos". Una mañana apasionante. Dan ganas de echarse al agua.

Fuente de Información: Laprovincia.es

Si usted es el autor de algunos de los archivos expuestos en este blog y no está de acuerdo con que sean publicados, se ruega que se ponga en contacto con nosotros faunadecanarias@gmail.com