jueves, 17 de febrero de 2011

Búho chico



Búho chico (Asio otus) de tamaño medio, entre 35-36 cm de longitud y entre 85-100 cm de envergadura. Posee un plumaje idóneo para poder camuflarse y poder pasar desapercibido; el dorso es pardo-rojizo con manchas negras y ocres, mientras que en la sección frontal muestra unos tonos más claros, especialmente en las partes inferiores. Presenta unas características estrías en el pecho, así como dos penachos en la cabeza bastante largos. Los ojos son amarillos, algo anaranjados. Las patas están menos emplumadas que las de otros búhos.

Su distribución es holártica. Está presente en el centro de Norteamérica, gran parte de Europa (su límite septentrional está en el norte de las Islas Británicas y el centro de Escandinavia), y de Asia. También ocupa algunas islas del Atlántico y del Mediterráneo y zonas concretas del norte de África.

En España, se encuentra en todas las Comunidades, incluidas las Baleares y Canarias (subespecie A. o. canariensis). Escasea, en cambio, en la franja cantábrica y en las zonas más desforestadas del litoral mediterráneo y del interior. La población peninsular se estima que puede alcanzar las 4.800-6.550 parejas, mientras que la población de Baleares se sitúa en torno a las 60 parejas.

Es sedentario, aunque las poblaciones del norte de Europa hibernan en la península Ibérica. Es un búho de costumbres nocturnas y durante el día permanece en el bosque, posado en alguna rama de un árbol en donde pasa desapercibido, gracias a que puede adoptar diversas formas, como la de una rama cuando se posa erguido, o puede incluso parecer una parte del tronco del árbol, por las formas redondeadas de su silueta. Suele descansar siempre en un mismo grupo de árboles, con tal de que estén próximos entre sí. Es fácil localizar estos lugares gracias a la acumulación de excrementos y de egagrópilas, unas pequeñas bolitas de color grisáceo y de forma puntiaguda, formadas por aquellas partes de sus presas que no pueden ingerir, como pelos, huesos y plumas.

De día solamente vuela cuando el peligro es muy inminente.
Vive en bosques poco frondosos, especialmente de coníferas, aunque también habita en sotos fluviales. Se alimenta de roedores pequeños y medianos, como ratillas, topillos y ratones de campo. También puede comer aves, sobre todo durante el invierno. Caza al acecho.

El periodo de cría se inicia pronto. En febrero, las parejas ya se encuentran asentadas, emitiendo sus característicos cantos y exhibiendo sus vuelos nupciales. No construyen nido, sino que nidifican en otros nidos viejos de rapaces diurnas, córvidos o palomas, y a veces en agujeros de árboles. Antes de realizar la puesta (puede haber dos al año si hay abundancia de presas), restauran el nido con plumas y ramitas. Entre marzo y junio, la hembra pone de 3 a 8 huevos (la media suele ser de 4 ó 5) de color blanco y de forma elíptica, con un tamaño de 40 x 32 mm Después de 26-28 días de una incubación realizada solamente por la hembra, los huevos eclosionan con los intervalos de tiempo marcados por la puesta. Por esta razón, hay una gran diversidad de tamaño entre los pollos; en ocasiones los padres matan a los débiles para alimentar a los más fuertes. Los pollos abandonan el nido a la tercera semana; aunque no están emplumados del todo y no vuelan, ya empiezan a deambular por las ramas y salen a esperar a sus padres. Logran volar al cabo de 35 días, y a la octava semana ya están listos para independizarse.

En España no se encuentra amenazado. Los principales problemas de conservación son los expolios de nidos, los atropellos y la caza.

Búho Chico:

"Vídeo subido por bubomarin"


Fuente de Información: El Desierto de las Palmas.

Si usted es el autor de algunos de los archivos expuestos en este blog y no está de acuerdo con que sean publicados, se ruega que se ponga en contacto con nosotros faunadecanarias@gmail.com